Ruta por la Presa Cerrajera

Recorrido: 40 km
Dificultad: baja
Época del año: puede hacerse en cualquier estación del año si la meteorología lo permite.
Descripción:
Las noticias sobre la construcción de la Presa Cerrajera se remontan al año 1315 en Palacios de la Valduerna, cuando se produce la donación por parte del Infante Don Felipe, hijo de Sancho IV el Bravo, de las aguas del Órbigo al Deán y Cabildo de Astorga. El objetivo era llevar las aguas a la villa de Santa Marina del Rey, propiedad del Obispado. Al parecer, con posterioridad se amplió la presa, llamada originalmente Zarraguera, hasta los pueblos parameses. Este es, por tanto, el origen histórico de la Presa Cerrajera, un tanto alejado de la leyenda popular que hablaba de amores y moriscos.Se puede suponer que la ampliación del curso de la Cerrajera debió ser algo lógico dado el valle natural por el que discurre a su paso por Valdefuentes desde que entra en el término del municipio por el paraje de Lobón. Hay que tener en cuenta que el topónimo Pielgo, que designa a un paraje por el que pasa la Presa, ya en el límite con Azares, proviene de la expresión “al pie del lago”. Esto parece indicar que en esa zona se producía, quizá en parte por la considerable impermeabilidad del terreno arcilloso, una acumulación del agua de las fuentes del “val de fontes”, cuyos sedimentos son aún visibles, y que es de lógica suponer que fue desecada al hacer el nuevo cauce y sanear el terreno.En cualquier caso conviene apuntar que la explicación del topónimo “valle de fuentes” puede tener más relación con esta característica de escasa permeabilidad del terreno que con la existencia de gran número de fuentes propiamente dichas. Esta presa no sólo ha servido para el riego de las tierras, sino que a lo largo de sus orillas se han asentado históricamente muchos molinos, tanto de harina como de linaza para la obtención posterior de pan y de aceite. Algunos de ellos conservan su maquinaria.Uno de los trayectos recomendados a pie es el que transcurre entre Sardonedo y Santa Marina del Rey. Este tramo se inicia en el molino situado aguas arriba de Sardonedo, en la misma Presa, continúa hacia el sur, atravesando el pueblo. A la salida del pueblo, en dirección a Santa Marina, se toma el camino que sale a la izquierda y que continúa a lo largo de la Presa Cerrajera hasta llegar a otro molino. De aquí se retorna a la carretera hasta Santa Marina del Rey.La Presa Cerrajera no dispone de un camino paralelo a ella en todo su recorrido, por lo cual si se desea realizar un itinerario completo se deberán seguir varios caminos que la atraviesan y discurren a uno y otro lado de la misma, en zig-zag. El recorrido de la Presa se localiza fácilmente debido a la orla vegetal que la acompaña, visible desde la lejanía. Aún se conservan varios molinos, con toda su maquinaria, en Santa Marina, Villavante y Sardonedo. Si se decide realizar el recorrido se pueden admirar entre otros, el Monasterio de Santa María de Carrizo, el Arco de San Bernardo o el Palacio de los Marqueses de Santa María de Carrizo. En Santa Marina del Rey se puede visitar su Iglesia, de estilo gótico – mudéjar de tipo popular, y la Torre del Reloj del Ayuntamiento, torre de 15 metros de altura construida en tapial y barro, y en cuyo interior se localiza una campana de 575 kilos de peso.

El paso sobre el río Órbigo en esta localidad, en la actualidad se corresponde con un represamiento (balsón de Santa Marina). También el resto de pueblos disponen de un destacado patrimonio. La Presa Cerrajera se cruza con otro recorrido de interés internacional, el Camino de Santiago. Este cruce se realiza a la altura de la carretera N-120, el Camino discurre paralelo a la misma.

La vegetación que encontramos en algunos tramos de la Presa Cerrajera es muy variada y bien conservada en parte de su trazado. La vegetación acuática está compuesta principalmente por algas de varias especies o por los apreciados berros. Si nos acercamos a las orillas encontramos vegetación palustre como las eneas o los juncos. En las zonas donde el agua sólo llega con las crecidas aparecen los omnipresentes sauces, acompañados por una amplia maraña compuesta por gran variedad de especies entre las que destacan las zarzamoras, los majuelos, las hiedras e incluso el lúpulo que crece de forma natural enredándose en todo ello. Como vegetación arbórea se ha de destacar el chopo del país o negro, el álamo blanco o los distintos chopos híbridos que encuentran aquí descanso de las cortas de las vecinas choperas cultivadas. Encontramos algunas colonias de la exclusiva Graja situadas en estas choperas naturales.

La fauna en el recorrido de la Presa Cerrajera es muy variada puesto que encuentra aquí cobijo y alimento durante una gran parte del año. En primavera son muchas las especies de pequeñas aves que nidifican en esta vegetación natural tan escasa en otro tipo de pequeños arroyos, es en esta época cuando un auténtico concierto de cantos deleita al visitante. La Presa Cerrajera sirve de verdadera “autopista” para un gran número de especies animales que la utilizan como corredor de fauna, bien en los viajes migratorios o en movimientos dispersivos. El visitante se podrá ver sorprendido (si la suerte le acompaña) por los graznidos del escaso Martinete que utiliza éstas áreas de ribera para alimentarse. Cabe citar la presencia de Nutria al igual que otros pequeños mustélidos que serán los silenciosos compañeros del caminante tales como la Gineta, el Armiño o la Comadreja.